2 de noviembre de 2021

Qué es el hijacking y cómo pueden secuestrar mi web

La pandemia nos ha dejado un panorama digital mucho más potente, es decir, cuando la población teníamos restringida la salida a la calle, el único medio de comunicarnos y seguir adelante con nuestros negocios ha sido a través del mundo digital.

Por este motivo, los ciberdelitos han crecido casi un 40% solo en el último año en todo el mundo, y la impunidad que tienen estos hackers hace que cada día los nativos digitales encuentren una salida rápida y unos ingresos fáciles gracias a sus conocimientos informáticos, mucho más allá del salario convencional de un simple informático.

En los últimos dos años las ventas online se han disparado, el teletrabajo también ha remontado, la comunicación y el marketing a través de la digitalización está colonizando el espacio físico, así que, como decimos siempre en Seidonetlc,” El que no está en internet no existe”. 

Sin embargo, ese avance digital va de la mano con el aumento de ciberdelitos. Los delincuentes digitales pueden estar en cualquier sitio y ya no llevan pasamontañas, sino un móvil en la mano y puede que sea tu vecino del quinto, con lo que, localizar a esos ciberdelincuentes se hace cada vez más complicado.

Por dar un dato realmente alarmante, en los últimos cuatro años, los ciberdelitos han crecido en España un 135%, según datos del periódico ABC.

Uno de los delitos informáticos más de moda en los últimos tiempos, aunque uno de los más desconocidos, es el secuestro de páginas web. Esos delitos suelen dirigirse especialmente a páginas web con mucho tráfico, tiendas online, o páginas de juegos, pero nadie con un negocio digital está a salvo.

¿En qué consiste el secuestro de una página web?

ciberdelincuencia

El secuestro de una página web o el browser hijackers es una forma de ciberataque en el que se redirige el tráfico de una web hacia otra web fraudulenta, sin que el usuario se dé cuenta.

Esto significa que todos los visitantes que quieran acceder a tu página, no sólo no tendrán este acceso, sino que visitarán otra página simulada con el objetivo de robarles información de interés como contraseñas o sus cuentas de email.

Esto tiene un doble peligro: el primero es hacia nuestra propia página, ya que estaremos perdiendo visitas, ventas, perderemos reputación online y generaremos desconfianza en nuestros clientes; y, la del propio usuario, al que le están robando información de valor.

Se calcula que las pérdidas por estos secuestros informáticos para algunas empresas pueden llegar a millones de euros y, aunque podamos pensar que nuestra empresa es pequeña y que no merece la pena ser secuestrada, lo cierto es que, la mayoría de secuestros se hacen en pequeñas y medianas empresas por la sencilla razón de que dejan el aspecto de su seguridad web a un lado y apenas le conceden la importancia que tiene. Así que, si te lo has preguntado alguna vez: “Sí, tu pequeño negocio también puede ser fruto de la extorsión”.

Otra de las consecuencias del secuestro de páginas web puede derivar en el llamado “phishing”, es decir, el envío de correos electrónicos que parecen proceder de nuestra propia empresa, pero con el objetivo de obtener información confidencial. Esto significa que, cuando nuestro cliente se dé cuenta del engaño, deje automáticamente de visitar o comprar en nuestra página por miedo a ser estafado.

¿Cómo puedo evitar el hijacking de mi página web?

seguridad contra hackers

Evidentemente contratar un buen servicio de seguridad web es primordial si lo que quieres es contar con una buena reputación online y que tu página resulte fiable a tus usuarios, especialmente si se trata de una tienda online. Pero siempre hay algunas cosillas que puedes hacer para prevenir estos ataques.

  • Mantener tu software actualizado, ya que los desarrolladores van poniendo parches a los agujeros que los hackers hacen para colarse en la seguridad de tu web.
  • Cambiar la contraseña frecuentemente y poner una contraseña segura, es decir, aquella que no es fácil de recordar, que lleva mayúsculas y minúsculas, números y signos. Y crear una contraseña para cada sitio web.
  • Ten cuidado con lo que te descargas. A veces son los propios pluging que instalas en tu página web los que llevan el malware, así que recurre solo a sitios oficiales.
  • Instala herramientas de seguridad en tus servidores. Esta no es una tarea fácil si no controlas demasiado el mundo digital, pero siempre puedes contratar un servicio de seguridad que te mantenga a salvo de todos estos ataques cibernéticos y no te cree más pérdidas ni quebraderos de cabeza.

Si necesitas una mano con tu seguridad web, no dudes en preguntarnos. Nosotros podemos ayudarte a hacer seguro tu negocio digital. Si necesitas saber qué puede hacer una agencia digital por ti, solo tienes que leer este post.

× ¿Hablamos?